• Tcnl Rodolfo Ritcher

Testimonio de su Heroísmo

Actualizado: abr 21


Serían las 17 horas, del 14 de febrero de 1975, cuando la senda por donde marchábamos se bifurcó y el cabo 1º Orellana, el hombre punta, tomó por una de ellas. Yo tomé por otra y de repente me encontré con un guerrillero parado a unos 20 metros delante. La sorpresa fue mutua, pude verla en su rostro. Abrí el fuego y, como él corrió entre unos matorrales, lo seguí sin dejar de disparar. Debí sobrepasar a alguien que me disparó. Sentí un golpe en la espalda y caí. Hubo unos segundos de silencio absoluto. Creo que fue la sorpresa de ambos bandos que además no tenían una idea clara de lo que sucedía adelante. Pero inmediatamente se generalizaron los disparos. Orellana también había sido herido. Una bala le hizo un surco en la espalda sin penetrarla. Pudo sobreponerse y a pesar de no poder mover un brazo, abatió a un guerrillero que se disponía a avanzar sobre él, seguramente para rematarlo. Le grité a Cáceres que estaba herido. Instintivamente me dirigí a él porque había sido mi instructor en el curso de “comandos” y ambos íbamos agregados al Equipo de Combate. Creí que me rescatarían cuando progresara el avance pero Cáceres se lanzó a la carrera hasta donde yo estaba. Me sorprendí. A pesar del egoísmo que puede tener todo herido al desear una atención inmediata, me dí cuenta que estaba arriesgando demasiado al abandonar una posición cubierta. Se tiró cuerpo tierra al lado mío. ¡¿Qué hace?! le dije. ¡Quedate tranquilo que ya te saco!, contestó. En es instante nos abrieron fuego. Emitió un quejido y quedó inmóvil. Luego supe que la bala le entró por el hombro, se desvió en el omóplato y perforó su corazón.

El combate de "Río Pueblo Viejo" tuvo un auténtico héroe: el Teniente 1º Cáceres. La Nación Argentina podría haberlo mostrado como ejemplo para la ciudadanía en general y para la juventud en particular, pero no lo ha hecho. Es cierto que no es el único héroe del pasado y del presente, pero tampoco abundan como para ignorar su existencia. El acto heróico de Cáceres no solo no ha sido mostrado, sino que también ha quedado confundido con otros actos que no superan lo meramente meritorio o peor aún, reemplazado por conductas deleznables de una nueva y dudosa moral. La entrega de la vida por el otro, no es un hecho usual. Es un hecho extraordinario que no puede concluir con la entrega de una medalla a los deudos. Merece otra consideración que debe extenderse en el tiempo y que sirve a la formación de las futuras generaciones de una nación. Así lo han entendido todos los Estados que han querido progresar en el mundo, y lo han ignorado los que han comenzado a transitar el camino de la decadencia.

Buenos Aires, 02 de Mayo 2012

Tcnl (R) Rodolfo Richter

#Heroe

432 vistas
  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
  • Instagram
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now