• Diego Cáceres

40° Aniversario del Pueblo Capitán Cáceres

Actualizado: abr 21


Para mí es un gran HONOR y ORGULLO poder estar presente en este acto, y les AGRADEZCO a todos los integrantes del Pueblo, este momento ESPECIAL que quedará registrado en mi memoria para siempre.

Al conmemorarse hoy el 40° Aniversario de la Creación del Pueblo Capitán Cáceres, el cual lleva el nombre de mi padre, no puedo dejar de reflexionar sobre dos cosas: Primero el CONTEXTO en que muere mi padre, y segundo, su último y más importante acto: EL DE ENTREGAR SU VIDA POR EL OTRO.

CONTEXTO

Según los datos revelados por CELTYV, en su libro los Otros Muertos, entre los años 1969 y 1979, fueron DIRECTAMENTE AGREDIDAS 17,380 PERSONAS por las Organizaciones Terroristas de E.R.P. y Montoneros. Entre ellas fueron 1094 personas asesinadas, 758 personas secuestradas, 2368 personas heridas, 4380 bombas detonadas. Pero los años de MAYOR AGITACIÓN Y VIOLENCIA Terrorista, fueron entre los años 73 al 75, donde dichas Organizaciones Terroristas DECLARARON EL ESTADO DE GUERRA contra el GOBIERNO DEMOCRÁTICO NACIONAL en innumerables Partes de Guerra, generando así Terror en nuestra Sociedad para llegar al poder.

El foco Terrorista se concentró aquí en Tucumán, de la mano del EJÉRCITO REVOLUCIONARIO DEL PUEBLO (ERP) a través de su COMPAÑÍA RAMON ROSA JIMENEZ, a cargo de MARIO SANTUCHO y contando con un total de 500 COMBATIENTES y apoyo del ESTADO DE CUBA. En la zona rural de Tucumán, el ERP obtuvo el control de UN TERCIO DE LA PROVINCIA. Se gestó una suerte de ZONA LIBERADA que apuntaba a lograr el reconocimiento internacional para lograr la SEDICIÓN de Tucumán y formar un ESTADO INDEPENDIENTE. Para ello, el ERP tomaba poblaciones, asesinaba personas, secuestraba a otras, cobraba peaje en algunas rutas provinciales, realizaba operaciones de combate con uniforme, con código propio de justicia revolucionaria. O sea, eran un ejército, pero un EJÉRCITO IRREGULAR, es decir, un EJÉRCITO ILEGAL dentro de nuestro propio país.

Dado este ESTADO DE VIOLENCIA que había superado a todas las FUERZAS DE SEGURIDAD del país, es que el día 05 de febrero de 1975, la Presidente de la Nación, MARÍA ESTELA MARTÍNEZ DE PERÓN firma el decreto Nro 261/75, donde ordena a las Fuerzas Armadas ANIQUILAR a la Subversión. Es por ello que el día 9 de febrero se da inicio a la denominada OPERACIÓN INDEPENDENCIA. Por lo tanto, mi padre, en cumplimiento de la Orden Impartida por el COMANDANTE EN JEFE DE LAS FUERZAS ARMADAS durante un GOBIERNO DEMOCRÁTICO, es destinado a la Provincia de Tucumán para Combatir a las Organizaciones Terroristas. Y, el DÍA 14 DE FEBRERO DE 1975 se da el COMBATE DE RIO PUEBLO VIEJO, donde muere mi padre.

ENTREGAR LA VIDA POR EL OTRO

En ese Combate, la forma en que muere mi padre merece una mención especial, pues él, sabiendo del peligro que corría, entrega su vida para rescatar a su camarada herido en el suelo. Por ese acto heroico, es que los restos mortales de mi padre fueron despedidos por el JEFE DE ESTADO MAYOR con los MÁXIMOS HONORES que un Soldado puede recibir. Y unos años más tarde le sería entregada la MEDALLA DE ORO: “MUERTO HEROICAMENTE EN COMBATE”.

El dar la vida por un camarada no es un acto común, ni simple. Muy lejos de ello, es un acto EXCEPCIONAL y de GRANDEZA HUMANA. Es un acto que trasciende todo juicio moral, y que provoca en nosotros ADMIRACIÓN y ELEVACIÓN. La misma elevación que sentimos cuando presenciamos algo que nos asombra, nos conmueve o nos inspira. Nos sentimos ELEVADOS cuando vemos a alguien realizar un acto de generosidad, valentía o entrega extraordinaria, tal como hizo mi padre al socorrer a su camarada, sabiendo del peligro que corría.

Pero para ello, para poder realizar su último acto en vida, y que dejará su marca distintiva en todos nosotros, mi padre tuvo que forjar a través de los años un Carácter con dotes realmente excepcionales. Ellos son su LEGADO. Ése es el legado de mi Padre: su CARÁCTER. Lo que lo hizo trascender a través de todos estos años es un camino, como hombre de bien, centrado en el desarrollo de las VIRTUDES como meta de CRECIMIENTO PERSONAL Y FELICIDAD EN LA VIDA.

VIRTUDES

A través del desarrollo de la virtud de la PASIÓN, mi padre afrontó la vida con entusiasmo y energía. Hacía las cosas con convicción y dando todo lo mejor de sí. Vivía la vida como una apasionante aventura, sintiéndose vivo y activo. Se dedicaba en cuerpo y alma a las actividades en las que participaba. La pasión que ponía en sus actividades resultaba contagiosa. Mi padre era un apasionado de su profesión, de manera tal que, a sus cortos 28 años, ya había conquistado varias especialidades, como la de PARACAIDISMO y MONTAÑA.

Otra virtud que desarrolló mi padre en su carácter era la PERSEVERANCIA. Para cumplimentar una de las especialidades más exigentes en el ámbito militar, como es la de COMANDO mi padre demostró su perseverancia en una actividad llena obstáculos difíciles de sortear. Obtenía satisfacción por las tareas emprendidas y que conseguía finalizarlas con éxito. Asumía proyectos difíciles y los cumplía con las mínimas quejas. Hacía lo que decía que haría e incluso más, nunca menos.

La virtud de la HUMANIDAD que destacaba a mi padre en su Carácter, también la he visto en el correr de los años y sigo viendo reflejada a través de sus “HERMANOS EN ARMAS” cada vez que muestran su BONDAD, GENEROSIDAD, CALIDEZ y COMPASIÓN en sus buenas acciones al cuidar y ayudar a sus otros hermanos y familiares: algunos presos injustamente hoy, otros con problemas de salud y un muy largo etc. de ejemplos de humanidad.

Y por último, la virtud más sobresaliente que desarrolló y que más nos inspira era su VALENTÍA. Era un hombre que no se dejaba intimidar ante la amenaza, el cambio, la dificultad o el dolor. Era capaz de defender una postura que creía correcta, aunque existiese una fuerte oposición por parte de los demás. Y fue gracias a su Valentía que en el instante en que escuchó la voz de auxilio de su camarada gritando “CÁCERES ESTOY HERIDO”, y sabiendo del peligro que enfrentaba, no dudó un instante en ir a socorrerlo.

HEROÍSMO

Hace más de 40 años atrás mi padre se enfrentaba a una Patria viciada por la MALDAD TERRORISTA, hoy en día, 4 décadas más tarde, nuestro Patria está contaminada de vicios como la corrupción, la estafa, la mediocridad, la enfermedad mental, el egoísmo, las malas intenciones, etc. Es por ello, que hoy más que nunca, NECESITAMOS DE NUESTROS HÉROES, héroes como mi padre, porque ellos son nuestras FUENTES DE INSPIRACIÓN, ya que EL HEROÍSMO ES EL ANTÍDOTO CONTRA EL MAL. El mal que aún habita entre nosotros será contrarrestado, y al final vencido, por la determinación heroica de cada hombre y cada mujer. Esa determinación comienza por la imaginación heroica, es decir, teniendo a nuestros héroes y sus historias presentes y cercanas en nuestras vidas cotidianas para INSPIRARNOS EN LOS MOMENTOS QUE MÁS LOS NECESITAMOS. Ése es el LEGADO y el camino de mi padre, su CARÁCTER FORJADO EN VIRTUDES QUE NOS INSPIRA A SER MEJORES, nos inspira a ser capaces de resistirnos frente a la maldad, a la corrupción. Nos Inspira a no ceder a las tentaciones, de superar la mediocridad y de responder cuando los demás no actúan. Mi padre peleó por un país más justo, más sano y con hombres de bien, y lo hizo apelando a las MEJORES VIRTUDES DE NUESTRA NATURALEZA HUMANA. Ése es su legado, que nos inspira a continuar su camino.

¡Querido PUEBLO CAPITÁN CÁCERES, gracias por su CALIDEZ, HUMANIDAD y su APOYO! ¡Pero, sobretodo, por haber sabido resguardar celosamente, durante todos estos años, la MEMORIA de mi Padre! ¡SIEMPRE ESTARÉ AGRADECIDO!

#Homen

165 vistas
  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
  • Instagram